viernes, 3 de febrero de 2012

Preguntas Frecuentes sobre el Método Feldenkrais

 El Método Feldenkrais®



Preguntas Frecuentes



Elaboró en texto:
Mtro. Héctor Darío Aguirre Arvizu
Maestro graduado y certificado
en el Método Feldenkrais®
Maestro en Antropología Física
Centro Feldenkrais del Sur

centrofeldenkraisdelsur@gmail.com

12-02-01



¿Qué es el Método Feldenkrais®?

Es un sistema de educación somática por medio del cual es posible conocer aspectos del funcionamiento de nuestro cuerpo, en particular su operación motriz, para provocar que mejore su condición general y particular.

También lo podemos entender como un sistema de enseñanza-aprendizaje en el que un maestro capacitado en un entrenamiento profesional, brinda al alumno un contexto en el que pueda aprender sobre su cuerpo algunos aspectos del movimiento que de suyo son dejados a la espontaneidad en la vida cotidiana en nuestra cultura occidental.

Además es posible considerarlo como una forma de ganar flexibilidad de modo suave y sin violentar nuestras capacidades actuales.





¿Para qué me sirve?

Podemos emplear este tipo de trabajo con el fin de ganar flexibilidad empleando ciertos mecanismos fisiológicos que permiten lograr cambios con gran rapidez pero al mismo tiempo con gran gentileza de trato a nuestro cuerpo.

También se puede emplear para mejorar nuestras capacidades de movimiento no importando si las tenemos limitadas o si somos personas sanas. Las limitaciones pueden ser de tipo lesivo, neurológico o por hábito rígido.

Las personas que quieren mejorar sus capacidades de movimiento en otras áreas de trabajo como los deportes, la natación, el yoga y otras, pueden encontrar una respuesta a su necesidad de realizar movimiento sin lesionar su cuerpo.





¿Cómo se puede practicar el Método Feldenkrais®?

Primero es importante asegurarse de que el maestro con quien se toman las lecciones sea una persona capacitada en un entrenamiento profesional acreditado ante la Federación Internacional del Método Feldenkrais®. Posteriormente es importante platicar con el maestro para que conozca de alguna posible limitante del movimiento propio y esté al pendiente de que todas las instrucciones que da sean adecuadas para todos los practicantes del grupo (en la modalidad grupal). También es importante seguir las instrucciones que da el maestro ya que ello evita cualquier tipo de riesgo. Se practica con ropa cómoda que permita la movilización de todo el cuerpo.





¿Dónde se puede practicar?

Normalmente se requiere de un espacio más o menos amplio en el que quepan los alumnos recostados en el piso con los brazos y las piernas extendidas y sin que estén chocando los mismos al realizar los movimientos.

El espacio necesita contar con temperatura media agradable y el piso ser suave. En su caso se pueden emplear tapetes, cobijas u otro medio para suavizar el contacto con el piso pero este recurso no debe ser demasiado grueso.





¿En qué forma se practica?

Hay dos modalidades de práctica: las lecciones grupales y las individuales.

Las primeras corresponden a las Lecciones de Autoconciencia a Través del Movimiento (ATM) y se realizan en un salón preparado para ello, dirigidas por un maestro capacitado, y éste dará instrucciones de qué movimientos realizar y cuáles características del mismo tomar en cuenta para realizarlos cada vez más fácilmente. Se excluye el esfuerzo como factor que permita la acción. Las exploraciones del movimiento son muy variadas, casi siempre partiendo de la posición supina dorsal (recostado en la espalda), lateral o desde sentado.

En este tipo de trabajo se van proponiendo movimientos que representen, de alguna forma, un “reto” que el alumno pueda realizar con cierta facilidad pero al mismo tiempo lo inviten a la exploración sistemática de diversas posibilidades de movimiento.

La segunda forma de trabajo se emplea una mesa de trabajo especial en la que el alumno se recuesta y el maestro, por medio de un contacto suave con sus manos (el alumno con ropa), va retroalimentando al cuerpo sobre la organización en contra de la gravedad y proponiendo diversidad de movimientos a realizar.





¿Quién diseñó este tipo de trabajo?

Fue el Doctor en Ciencias Moshe Feldenkrais, de origen ucraniano, quien, basándose en conocimientos científicos, fue desarrollando este tipo de trabajo no invasivo partiendo de la idea de hacer que todo cambio de posición del cuerpo fuera realizado de modo fácil tanto para lograr una mejor movilidad como recuperarse de lesiones.

Feldenkrais fue el primer judoka europeo y aprendió este tipo de trabajo directamente de Jigoro Kano y de sus alumnos más destacados. Fue considerado el único occidental que podía enseñar qué era el Ki (concepto japonés) en términos no orientales.

También este autor trabajó durante más de 40 años para desarrollar sus ideas en forma práctica ayudando a músicos de fama mundial, políticos, deportistas y personas normales y con capacidades de movimiento limitadas.





¿Qué beneficios puedo obtener al practicar el Método Feldenkrais?

Los beneficios son diversos y se pueden anotar los siguientes, que se han observado en la práctica y que están sustentados en una teoría versátil:

* Mejoría en la capacidad respiratoria. Se incrementa el funcionamiento autónomo del sistema respiratorio.

* Ayuda a mejorar el movimiento, la postura, incrementar la flexibilidad, fomentar la coordinación y la ubicación en el espacio.

* Ayuda a eliminar las dolencias de la espalda, de la columna vertebral, de las articulaciones en general y en particular las de mayor uso, y a mantener los músculos en buen funcionamiento.

* Contribuye a tratar la artrosis, la lumbalgia crónica y aguda, la osteoporosis, las contracturas musculares, el dolor cervical (cuello) y otras dolencias.

* Permite aliviar el dolor crónico generado por diversas causas (como fibromialgia, debilidad y hábitos motrices) y proporciona un medio de eliminar la limitaciones del movimiento en general.

* Enseña cómo evitar lesiones y cómo recuperarse de ellas de modo amable y relativamente pronto.

* En el caso de deportistas, músicos, bailarines, actores, y trabajadores especializado, quienes emplean su cuerpo de modo muy activo, les permite mejorar sus habilidades motrices, de coordinación y expresivas, aumentando los rangos de movimiento, la movilidad y el acceso a músculos que previamente estaban “dormidos”.

• Reduce y elimina la tensión muscular innecesaria para la acción y aumenta la confianza en sí mismo y la autoestima al notar el alumno su mejoría desde una primera lección.

* Contribuye a disminuir la ansiedad y el estrés, en tanto que permite mejorar la organización del sistema nervioso al trabajar con la componente sensitiva del circuito de movimiento.

* Permite tratar las afecciones neurológicas y neuromusculares: Parálisis Cerebral (PC), Parkinson, accidente vascular (sus consecuencias), distonía (falta de tono muscular),  fibromialgia (deterioro de los nervios) y otros.

* Otros beneficios que se verán en las lecciones.





¿Me serviría para relajarme?

Sí, como se ha apuntado previamente. En el Método Feldenkrais® buscamos llegar a una condición llamada “estado potente” en la que la musculatura tiene su mínimo de tensión posible para estar preparada para el movimiento. En cambio en las técnicas de relajación se busca bajar la tensión muscular hasta el máximo posible, lo que lleva a la inmovilidad y muchas veces al ya no querer moverse.





¿Puedo hacerlo si tengo alguna lesión en la columna vertebral?

Si se tiene cuidado de atender las instrucciones del maestro capacitado, en particular evitar posiciones incómodos y evitar dolores en la acción, el Método Feldenkrais® permite una mejoría en el caso de todo tipo de lesiones. En la escoliosis, por ejemplo, las vértebras están fuera de su alineamiento adecuado, unas en una dirección y otras en otra, ello provoca dolores y riesgos de inmovilidad. Al trabajar con este tipo de lecciones propuestas por el maestro, el alumno encuentra un marco de seguridad para la movilización en la suavidad, excluyendo el dolor, en el que pueda realizar micromovimientos de los músculos de la espalda que acomodan las vértebras y lograr su liberación paulatina, lo que alivia el dolor y, poco a poco, las reacomoda, dependiendo de ciertas condiciones individuales.





¿Es igual que el “streching”?

El streching es una técnica diseñada para alargar los músculos por medio de contracciones sostenidas seguidas de estiramientos en una secuencia y tiempos específicos. Para lograr efectos similares el Método Feldenkrais® emplea movimientos lentos, suaves y que nunca salgan del rango de movimiento fácil del alumno. En ese sentido son diferentes los dos tipos de trabajo ya que el fundamento teórico propone realizar acciones diferentes para un mismo fin.



¿Qué diferencia hay entre el Método Feldenkrais® y el yoga?

Muchos objetivos son comunes entre ambas técnicas corporales.

El yoga es una técnica enfocada a calmar los “remolinos” de la mente a través de poner a atención al cuerpo, al estar conciente en la correcta postura del mismo en las diferentes ásanas y proporciona bienestar físico en diferentes niveles: correcto equilibrio en el funcionamiento del cuerpo y de las funciones fisiológicas vitales (Catalina Colin, experta en yoga).

En el yoga se realizan movimientos que llevan a posturas específicas, las cuales hay que sostener por un determinado tiempo. Las ideas que sustentan el trabajo son muy particulares en relación a lo que es el ser humano (formado por diversos cuerpo) y se trabaja mucho llevando a la persona más allá de sus límites.

De hecho existen diversos tipos de yoga. Para hacer una comparación nos hemos referido al llamado Hatha-yoga, que es la forma de realizar actividad física.

Por su parte el Método Feldenkrais emplea la exploración del movimiento como un recurso casi exclusivo de sus formas de trabajo, basándose en principios científicos de cómo aprendemos y cómo mejorar las funciones musculoesqueléticas. No se mantienen posturas fijas ni forzadas y al contrario se fomenta el movimiento. Recuérdese que la técnica grupal se llama “Autoconciencia a Través del Movimiento”, no a través de quedarse sosteniendo ninguna postura. La diferencia entre ambos tipos de trabajo reside en la forma de lograr el objetivo de mejoría.





¿Qué riesgos puedo tener al practicar el Método Feldenkrais®?

Si la persona cumple con ciertos requisitos en el momento de practicar las acciones serán benéficas y de gran mejoría. Estos pequeños requisitos son:

1. Evitar hacer cualquier movimiento si se presenta el más mínimo dolor. En el Método Feldenkrais® está excluida la posibilidad de realizar un movimiento que provoque en sí dolor, y el alumno necesita asegurarse de que en su propio cuerpo no se presenta dolor por ninguna razón.

2. Mantener el rango de movimientos en zonas seguras y de no tensión particular. Seguir las instrucciones del maestro es una forma de garantizar este punto.

3. Escuchar al maestro y seguir sus indicaciones. Muchas veces el alumno que inicia realiza gran cantidad de movimientos que específicamente no se le están pidiendo, posiblemente por pretender agradar al maestro, por desconocer que en este tipo de trabajo la acción es suave o por el hábito de hacer grandes esfuerzos en condiciones que no se necesita.

4. Parar todo movimiento en caso de cualquier situación desagradable como mareo, cansancio o dolor. Normalmente ningún movimiento de este sistema de trabajo es esforzado o tensionante por sí mismo, pero algunas personas pueden resultar muy sensibles a la activación del sistema vestibular y hay que evitar cualquier malestar.

Teniendo los cuidados que el maestro recomiende en particular se evita todo tipo de afectación negativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario